Escribir, duele. Escribir bien, mata.

Subí esto al Taller de Dramaturgia Televisiva como prólogo. 

Hay tres frases que me han impactado siempre y que tienen que ver con nuestro solitario oficio. La primera (no sé de quién) dice así: "escribir duele. Escribir bien, mata". La segunda estaba en una taza, en el Museo Reina Sofía, en Madrid. Se le compré a mi hijo Emilio (que también quiere ser escritor)… "Cuando te llegue la inspiración te debe encontrar trabajando". Y la tercera, muy famosa, de Tom Clancy: "The difference between fiction and reality is that fiction has to make sense." ("La diferencia entre la ficción y la realidad es que la ficción debe tener sentido"). Clancy, conocido por sus novelas de espionaje e inteligencia militar ambientadas en la Guerra Fría y épocas posteriores (Juegos de Patriotas, Peligro Inminente), confeccionó esa frase basado en la cita de Byron:  "Truth is always strange; stranger than fiction." ("La realidad es más extraña que la ficción"). O, Como a veces decimos: "si pongo esto en una telenovela, nadie lo creería").



Las tres frases anteriores nos dicen que: A. Escribir es un oficio que te puede matar (más si trabajas en una empresa de televisión comercial, que quiere ganar dinero a toda costa). B. Para ser un escritor exitoso debes ser disciplinado y C. Las historias que cuentas deben tener sentido (es decir coherencia, lógica, congruencia).

Así que, una vez que sabes que escribir te va a doler, enfermar, llevar al límite, aislar de la sociedad y que (sobre todo en la dramaturgia televisiva) cuenta más la disciplina, el trabajo, el tesón, que la inspiración, ya estamos del otro lado.

Nunca he sido maestro, así que no estoy muy seguro si, al rato, me voy a quedar sin alumnos o si se van a aburrir o van a percibir que lo que sucede aquí es obvio o tedioso. Creo que lo más importante es lo que provenga de ustedes (dado que este es un taller, no un curso de algún doctor en dramaturgia).

Como saben, mi experiencia ha sido básicamente, en la creación de ideas y en la autoría de más de 20 telenovelas. Mi experiencia como dramaturgo televisivo empezó en 1987 (hace 33 años) con la serie Tres Generaciones. La primera participación en telenovela fue con la mujer que creó la primera telenovela mexicana de todos los tiempos, Fernanda Villeli. (Así que, en realidad, todos somos hijos de Senda Prohibida, 1957).



Recientemente he publicado dos libros (novelas) que tienen mucho de telenovela (de hecho, La Rueda de la Fortuna empezó como un proyecto que hice para Rossy Ocampo y que se llamaba Subibaja). Ha sido bueno explorar en la narrativa (aunque en lugar de ganar dinero publicándolos, he perdido).   

Lo que quiero decir es que, básicamente, mi carrera profesional se desarrolló en Televisa (empresa a la que entré en 1985), sobre todo, escribiendo, como dicen los españoles, culebrones. Últimamente he diseñado y escrito varios proyectos para series y he trabajado con otros dramaturgos para hacer otras más. Ninguna se ha realizado.      

Por ahora, estaremos en el proceso de reclutar a los alumnos y formar un grupo interesante que quiera trabajar un rato con un viejo dramaturgo telenovelero. Es importante decir que soy viejo, porque, cuando yo nací (en 1961) la televisión era blanco y negro. Hoy en día, mi teléfono tiene mil veces más memoria que la computadora que llevó al hombre a la luna (el 21 de julio de 1969). Así que, seguramente, tendré problemas con las plataformas, y las redes sociales. Tengan paciencia.




Comentarios

  1. Vas bien, Alejandro. Escribes un blog, respondes comentarios y usas redes sociales.

    Con paciencia aprenderás más de plataformas digitales.

    ResponderEliminar
  2. Hola soy Elio, te sigo desde instagram como hago para acceder al taller...eres muy valioso como profesional y persona..crecí con las historias que escribiste

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué hacer cuando te dicen que tu telenovela es un "bodrio"?

"Volver a Empezar" empezó mal

Los Entretelones