La Pesadilla del Tiempo.

Ernesto Esquivel tuvo la gentileza de leerme, y escribió:

"Leí el capítulo de Mi Corazón es Tuyo (...) y me encantó. Leer y recordar las escenas fue taaaan mágico y relajante, que terminé inspirándome para escribir escenas de la historia que estoy 'trabajando'..."

La verdad es muy gratificante poder inspirar a otros. Y, para seguir "inspirándose", les recomiendo que lean La Media Naranja y La Rueda de la Fortuna, las novelas que autopubliqué y cuyas versiones electrónicas están en Amazon, Barnes and Noble y Librerías Gandhi. (Perdón por aprovechar este espacio para promover mis libros, pero sí están buenos, ¡de verdad!).

Gerardo Rodríguez, mi amigo venezolano radicado en Dominicana, dice-pregunta: "...Hay líneas que dicen los actores (...) que no tienen relación con lo escrito... ¿En Televisa luego que ustedes escriben los guiones los reescribe otra persona?"...

Bueno, Gerardo, la pesadilla de los dramaturgos televisivos y telenoveleros son los actores y los directores. A veces parece que el libreto no es más que una "sugerencia". Ya les conté, por ejemplo, la anécdota de Jaime Camil y Mujer de Madera, pero hay muchas más. 

La queridísima Laura León, por ejemplo, no requería realmente de un guion, porque siempre decía las cosas como Dios le daba entender. Lo hacía muy bien, claro, pero no es siempre es el caso... Andrés García (de Mujeres Engañadas) me dijo: "es que tú no sabes escribirme a mí"... En otras palabras, la novela estaba muy bien (fue muy exitosa) y yo era un buen escritor para todos los demás; no para el señor García.


Lo más curioso es que, en Televisa, los actores usan "apuntador" (es decir, tienen un audífono y una persona les "dicta" sus parlamentos. La producción es tan acelerada que no da tiempo de que los actores se aprendan sus parlamentos de memoria (hay algunos, como Yáñez o la fabulosa Sylvia Navarro que sí lo hacen)). 

El que siempre fue genial, fue el maestro Rocha. Él entraba al foro y solo preguntaba: "¿qué digo aquí?" O sea no tenía ni idea de lo que iba a decir ni había estudiado sus escenas... 

En fin: tanto el Sr. Esquivel como el Sr. Rodríguez me preguntaron sobre los números de los capítulos en las telenovelas de Televisa. En efecto, los números corresponden a capítulos de media hora (en realidad son 21-22 minutos). Esto sucede así por razones administrativas (que no me quedan muy claras). Como les escribí en alguno de mis reportes, el tema del tiempo es un verdadero galimatías. Uno puede escribir dos libretos de 30 cuartillas y uno puede quedar de 40 minutos y el otro de 15. Depende de la dirección escénica, de la velocidad de los diálogos, de si hay muchas descripciones en los guiones o si llevan mucha acción. En toda mi carrera de dramaturgo telenovelero, ésa ha sido la pesadilla. (Hay escritores, como mi querida amiga Kari Fajer --que actualmente escribe La Mexicana y el Güero y con la que trabajé en Soy tu Dueña-- que puede escribir un día (una noche, más bien) 50 cuartillas y, a la siguiente, 15. Sus capítulos no tienen una medida estricta. En escenas que son impactantes, ella pone unas señales para sugerir que ahí puede haber un corte comercial o fin de capítulo). El caso es que, aunque la telenovela haya tenido 240 capítulos al aire (y supuestamente 480 escritos), el número final puede variar notablemente. (A uno le pagan por media hora al aire).


Gerardo pregunta si alguien reescribe los guiones. La respuesta es que no realmente. Hay asesores y editores literarios. Los asesores te sugieren cambios en los libretos (al igual que el productor, obviamente); los editores checan la continuidad y la congruencia de los capítulos. Hay que tomar en cuenta que un capítulo de una hora puede tener 40 escenas; si hablamos de una telenovela que dure un año al aire (aunque ya no hay de esas), hablamos de 9 a 10 mil escenas en total. Con 100 días de secuencia, 25 personajes (o más) y cientos de sets y locaciones, alguien tiene que acordarse de lo que se escribió en el capítulo 5, escena 17, día 4; y cuidar que no se repita en el capítulo 183, escena 2, día 98...

Si quieren y les interesa, podemos hablar más de la edición literaria y los días de secuencia... Pero, otro día, porque esto ¡ya se alargó demasiado!

Comentarios

  1. ¡Prometo comprar tus libros, de verdad! Y no tengo duda de que son buenísimos. Quisiera conocer tu propia creatividad, sin necesidad de que ésta haya pasado por productores, editores, actores, directores, etc... ¡Así que sí! Ten por seguro que tendré esos libros. 🖐🏼

    Pasando al siguiente tema... A mi me encantaría hablar sobre la edición literaria. Me parece curiosa esa parte, es decir, ¿Qué tanto se meten con la idea original del escritor?, ¿Qué tanto respetan?... O qué otras funciones tienen los editores literarios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente entrada Alejandro, gracias por aclararnos muchas dudas que son sumamente interesantes.

      Me gustaría coordinar contigo una entrevista para que conversemos en mi Instagram sobre tu trayectoria.

      Mis redes sociales son: grodrigueztv

      Seguimos en contacto

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué hacer cuando te dicen que tu telenovela es un "bodrio"?

"Volver a Empezar" empezó mal

Los Entretelones