Trasplante de Rostro

GERARDO RODRÍGUEZ me dice que me admira y me respeta. Yo lo admiro y lo respeto más, porque no solo se toma el tiempo de leer este galimatías llamado blog, sino que también me manda siempre agradables comentarios que suben el ánimo. Mi estimado GERARDO menciona a Mujeres Engañadas; dice que fue una propuesta innovadora. Se refiere a las telenovelas de Rossy Ocampo (las más recientes) y dice que han tenido mucha aceptación por los temas "actuales, sociales y familiares". El señor RODRÍGUEZ sugiera hacer una nueva versión. "El público quiere más cercanía y realismo". (No estoy muy seguro de que sea "realismo" lo que quiere. Es decir, si retratamos con "realismo" lo que está pasando en nuestro país, yo creo que nadie nos vería: para eso están los noticieros. Quizá, en efecto, las telenovelas necesitan actuaciones más "naturales" y temas actuales, pero si hablamos de la pobreza, la corrupción, la violencia, el narcotráfico, la migración y la justicia, la gente le apaga a la T. V.)


Otro estimadísimo comentador es VICENTEBLO. Me pregunta que si recuerdo cuáles eran los finales alternativos de Dos Mujeres, un Camino. Francamente, no. Tampoco tengo, desgraciadamente, los papeles para investigar. Pregunta sobre las entradas del Sr. Emilio Larrosa. La respuesta es que él diseñaba las entradas. Para Volver a Empezar nos fuimos una noche a grabar (toda la noche) a una fábrica de cemento abandonada aquí cerca de San Antonio. La verdad es que es muy buen realizador (me parece que él empezó en Televicentro como director de cámaras; de hecho, en ¿Qué nos Pasa? él era el director de cámaras). 


Agradezco a JP sus comentarios. En efecto, tener una oficina es una pesadilla. Prefiero mil veces escribir en mi casa. Lo que pasa es que antes tenía mucho más injerencia en la producción y la relación con los actores. En La Fea más Bella, como tenía que trabajar con mi amiga Palmira Olguín, iba todos los días a Televisa San Ángel. Después, cuando hicimos Amor sin Maquillaje, Rossy Ocampo me puso una oficina (que yo le llamaba La Pecera) y fue realmente, como dice, "pesadillesco". 

Saludos a mi amigo ERNESTO ESQUIVEL que comentó sobre Hitchcock y Mujeres Engañadas. 

Sigo con el tema de Mujer de Madera y el anuncio del embarazo de Edith González. Obviamente, nos cayó como balde de agua fría. Sobre todo, porque, por la edad del bebé, nos enteramos de que Edith ya sabía de su embarazo cuando inició la telenovela al aire. 

En estos casos hay tres alternativas: 

  1. Cambiar la historia de manera que el embarazo forme parte de la misma. 
  2. Cambiar a la actriz de manera abrupta (es decir, un día, aparece otra y punto. En algunas soap-operas he visto que simplemente dice: "hoy, el personaje tal, será representado por fulanita de tal").
  3. Cambiar a la actriz, sí, pero incorporar ese cambio a la trama.
Yo presioné al Sr. Larrosa para usar la alternativa 3. Por eso se me ocurrió la idea de la cirugía plástica. (Es decir, el rostro del personaje se quemaba a tal grado que era necesario trasplantarle un rostro nuevo. Por cierto, he leído de casos en los que esto ya fue posible. De hecho, tengo una propuesta para telenovela que se llama, justamente, El Trasplante). Yo quería que la actriz que iba a sustituir a Edith hubiera sido más o menos de la misma estatura y complexión, pero no fue posible. Ana Patricia Rojo, excelente actriz y encantadora persona, era más "grandota" que la González. 


Lo segundo que desee fue profundizar más en el cambio: ¿qué pasa con una persona cuando se ve al espejo y su rostro ya no es el mismo? ¿No es la locura?... Pero no se pudo hacer.

En fin, después de ese cambio, llegó Ludwika Paleta diciendo que ya no quería estar en la novela porque se iba a casar (aunque estaba con Plutarco Haza desde 1997, según la Wikipedia) y se quería dedicar a eso. Tuve que matar al personaje. 

Mañana viene lo bueno. ¿Cómo y por qué me separé del Sr. Emilio Larrosa?...



Comentarios

  1. Hola, Alejandro. Me da gusto saber sobre "Mujer de madera". Con todo respeto, la salida de Edith González (QEPD) afecto mucho la telenovela. En mi opinión, Ana Patricia Rojo era otra "Marisa" y ya me había encariñado con la original.

    No sentí conexión entre la nueva "Marisa" y "Carlos", en cambio él se veía mejor con "Aída". Parecía otra historia. ¿Por qué no pudiste profundizar sobre el cambio de rostro si es un genial tema para una telenovela? ¿Otro focus group lo impidio?

    Saludos y gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  2. Que feo por parte de edith :(
    Su actitud afecto mucho la historia pero “ mujer de madera” sigue siendo me tercera telenovela favorita .
    ¿ Quien eligió Ana patricia rojo ?
    Es cierto que aracely arambula iba ser a nueva mujer de madera ?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Luis1944MX

Telenovelas que son tendencia en VIX

Lo sobrenatural en telenovela