Cuesta más trabajo hacer reír...

VICENTEBLO me recordó: "entre los pilares fundamentales de las telenovelas también debe estar Inés Rodena..." (O sea que ¡la silla era de cinco patas!: Yolanda Vargas Dulché, Fernanda Villeli, Delia Fiallo, Caridad Bravo Adams e Inés Rodena). 




Gracias a la paciencia de VICENTE y su curiosidad, puedo contestar preguntas como esta: "¿Será que el público quiere reírse más en horario estelar con telenovelas cómicas como Golpe de Suerte y por eso repiten la fórmula que tanto ha gustado? También el melodrama clásico ha dado buenos resultados a las 9:30pm y a las 4:30pm. Ya son horarios consolidados. ¿Cómo ves las telenovelas de los próximos años? ¿Más melodramáticas o más cómicas?"




Mi amigo Salvador Garcini decía que el melodrama es el cimiento de las telenovelas. Es decir, todas tienen como base al melodrama (género fundamental). Así que dudaría en usar el término "telenovela cómica". A mí parece que lo que se construye sobre esos cimientos es lo que diferencia a una telenovela de otra. El Premio Mayor tenía su base melodramática (la infidelidad de Huicho, la orfandad de Rosario, los problemas de los hijos y, sobre todo, el hecho de que Huicho era un total desadaptado; un tipo que vivía en un universo paralelo; un loco). Arriba de ese melodrama estaba la farsa, la comedia y la tragedia.




Ahora está de moda el término dramedy que seguramente inventaron los gringos. ¿Han visto, por ejemplo, Ted Lasso o, incluso The Boys (con un tremendo humor negro)? 

En el caso de la telenovela de Televisa, la verdad, es que no he visto recientemente ninguna telenovela de corte cómico y creo que últimamente se han ido más por el melodrama clásico.



 

La comedia, por cierto, es mucho más difícil que el melodrama. Es curioso: cuesta más trabajo hacer reír que hacer llorar... ¿por qué será?

ANDRÉS RÍCVOT, nos dice: (...) el fallecimiento de la señora Delia Fiallo es una gran pérdida para el mundo de las telenovelas..." Nos cuenta don Andrés algo interesante: (...) escuché una anécdota de la gran Yolanda Vargas Dulché que solicitaba mencionar siempre su nombre en audio al inicio de sus obras porque sabía de la existencia de personas analfabetas que no podían leer los créditos, pero de esa manera reconocían su autoría."




La verdad, Andrés, es que nadie se fija en los escritores. Somo una especie de sombra, de rata de biblioteca (en el caso de Televisa). En Colombia, con Fernando Gaytán, la cosa era diferente: él decía qué se iba a hacer y qué no. El escritor era el que controlaba todo...

Gracias a GERARDO RODRÍGUEZ que ha reaparecido en este sitio. Agradezco mucho sus preguntas: "¿Cuál es el proceso que atraviesan los productores y escritores tras la escogencia de una telenovela? ¿Los productores son lo que la escogen, o hay libertad para ustedes de presentar los proyectos? ¿Cómo seleccionan los libretos las historias que serán adaptadas; ellos las escogen o es Televisa que se las asigna?"




Hay que tomar en cuenta, Gerardo, que los tiempos han cambiado. En 1991, cuando hicimos Muchachitas, la idea fue del Sr. Emilio Larrosa, misma que le presentó a los ejecutivos y fue aceptada. Así sucedió con casi todas las demás que escribí para el Sr. Larrosa. (Las excepciones son El Premio Mayor, que yo le propuse al Sr. Larrosa en 1995 y Mujer de Madera, que surgió de mi afán de hacer una telenovela de corte ecologista). Soñadoras surgió de una idea original de Rocío Taboada, complementada con un concepto mío (el del instituto de rehabilitación para las drogas) y un personaje llamado Beto Rockefeller. Mujeres Engañadas surgió de una canción de Laura León (yo le propuse al Sr. Larrosa hacer un drama sobre la infidelidad).




En los casos de las 4 novelas que hice con el señor Juan Osorio, la única que propuse yo (basada en una idea original mía) fue Sueño de Amor. El resto las eligió el Sr. Osorio. Hay un departamento en Televisa (comandado por el Ing. Eduardo Sepúlveda) que tiene un acervo de historias de donde elegir. 




La única telenovela que recuerdo fue ordenada nada menos que por el dueño de la empresa (el Sr. Emilio Azcárraga Milmo) fue Al Filo de la Muerte. 




¡Mil, cinco mil millones de gracias! No se pierdan, pronto, otro emocionante capítulo.


Comentarios

  1. Hola, Alejandro. Gracias por tus respuestas. Me da gusto saber que Televisa confíe en el melodrama clásico en las telenovelas. En cuanto al formato y la innovación, ¿qué se le puede perdonar a una protagonista de esta época? En el siglo pasado era imperdonable que la heroína tuviera intimidad con otro personaje que no sea el héroe. ¿Qué se mantiene y qué ha cambiado en este siglo XXI en los personajes? ¿Qué está permitido y qué no en el formato de la telenovela?

    ¿El productor elige la historia a versionar del acervo de Televisa o debe pedir permiso al departamento?

    Ante ese departamento, ¿Cómo lograron convencer al departamento de producir los originales que escribiste?.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué hacer cuando te dicen que tu telenovela es un "bodrio"?

"Volver a Empezar" empezó mal

Los Entretelones