Contra el Aire.

DANILO, mi amigo de Brasil, me dice lo siguiente: "... Gracias por tanto jugo en sus deliciosas anécdotas personales. Has visto la versión brasileña de Amigas y Rivales? (...) ¡Brasil te ama, ama a México, y ama a Televisa y a sus telenovelas!

Muchas gracias, Danilo. Estoy a tus órdenes si se te ocurre preguntarme algo cuya respuesta pudiera ser Jugosa. Y, no, mi querido DANILO, no he visto la versión brasileña de Amigas y Rivales: solo escuché, en Twitter, que hubo polémica porque no mencionan al señor Emilio Larrosa como creador de la idea original de esa telenovela. Los créditos de la entrada son estos: 



DYLAN CÓRDOVA comenta: "... hay algo que te reconozco es justo eso, el no dejar morir el producto. Eso en la actualidad es muy difícil de encontrar, ya que prefieren grabar todo y cortar con edición si una telenovela no funciona, en lugar de meter cambios y hacer circo, maroma y teatro con tal de que funcione. Por eso han bajado tanto las audiencias... 

Tienes razón, DYLAN, antes íbamos, como decían, contra el aire; es decir, escribíamos con pocos libretos de colchón con respecto a los que salían. Incluso, en algunas ocasiones, metíamos cosas actuales en las historias (sobre todo, en los casos de la Navidad o la Semana Santa). Hoy en día, creo, prefieren la productividad (en términos de tiempo efectivo de grabación y los gastos de la producción) que tener buenos límites de audiencia. (La telenovela de las 4:30 jamás levantó, por ejemplo). Claro que, para el escritor, escribir con tanta presión no es muy sano en cuanto a su salud emocional se refiere. 



Ahora, DYLAN nos pregunta: "¿Has tenido situaciones en las que quisieras alargar a un personaje porque te agrada quien lo interpreta y te has quedado con las ganas? Y al revés. ¿Has querido desaparecer personajes porque la interpretación no es de tu agrado?"




No puedo acordarme de ningún caso como el que mencionas primero (salvo, quizá, el de Chayanne, del que voy a hablar a continuación). Pero, el caso contrario sí sucedía todo el tiempo. (De hecho, lo expliqué un poco en el blog anterior, Instintos Asesinos). Decía que, a veces, el productor tiene un interés especial en promover la participación de terminado actor (casi siempre, más bien, actriz). Y no siempre representan correctamente al personaje (que, a veces, incluso, se crea específicamente para ella). Recuerdo que el caso de Beatriz Morayra que no me gustó en MI Corazón es Tuyo. O Laura Vignatti en Sueño de Amor. Claro, hablando de ésta, como lo he mencionado varias veces, nunca estuve de acuerdo en que el Sr. Osorio contratara a Betty Monroe. 




El fiel colaborador, don VICENTEBLO, tiene las siguientes cuestiones: "Sobre Volver a Empezar, ¿por qué Chayanne renunció a la telenovela si era el galán?"

No, mi querido amigo, Chayanne (Elmer Figueroa Arce) no renunció. Su participación estaba firmada así (de hecho, el Sr. Larrosa y yo hicimos la contratación en Miami, con el representante de Chayanne). Él, siendo cantante y con innumerables presentaciones, no podía trabajar de tiempo completo en la telenovela. Así que, no modificamos la trama, porque así estaba planeada. 


"¿Cómo convencer a un productor de que la idea del guionista es buena?", pregunta VICENTE. Bueno, al respuesta es una verdad de Perogrullo: con argumentos. En otras palabras, hay que hacer una venta, un pitch de la historia para que el productor la compre (como cuando llegué, 1995, a proponerle al Sr. Larrosa la idea de El Premio Mayor. El argumento más poderoso fue que México se encontraba en una grave crisis económica y que era el momento de ofrecerle a la gente una esperanza).



Continúa VICENTEBLO: "(...) ¿Recuerdas una anécdota donde tuviste la razón ante el productor?" Bueno, perdón que sea tan arrogante, pero casi siempre... He hablado ya, por ejemplo, de la idea de meter a otro galán en La Fea más Bella o la propuesta de hacer una revolución en Sueño de Amor, provocando que la protagonista tuviera cáncer de estómago, estuviera a punto de morir y el galán se enamorara de otra mujer. 



En el quehacer cotidiano de una telenovela, es necesario venderle las ideas constantemente al productor; de todos los personajes. Hay que convencerlos: a veces se dan discusiones entre el escritor, el productor y los asesores; en ocasiones, los intercambios se vuelven álgidos y apasionados, pero es parte del oficio. En otras palabras, no puede escribir lo que se te dé la gana. Además, cuando el rating no va muy bien, esas discusiones, traen un componente de reproche (generalmente, el fracaso es responsabilidad del escritor). 

Lectoras, lectores queridos, faltan dos días para la Noche Buena. Por tanto, les deseo que se la pasan increíble en estas fechas, al lado de la gente que quieren. Yo, ya tengo mi regalo que es la atención y la participación de ustedes...




Comentarios

  1. Hola, Alejandro. Gracias por tus respuestas. En cuanto a la baja de audiencia de las telenovelas en los últimos tiempos hay intentos de mejorar "Contigo sí". Hace unos días logró 2.6 millones de televidentes y "supuestamente" no funciona. Copia el link para que veas el tuit: https://twitter.com/Televisa_Prensa/status/1471968935176069124/photo/1

    En esa versión de "Viviana" pasa de todo en cada capítulo. Me parece una telenovela entretenida. ¿Cuáles crees que son tus telenovelas más entretenidas en cuanto a situaciones o etapas por las cuales transitó la historia para verla una y otra vez?

    Si las telenovelas que brindan esperanza gustan al público, ¿te gustaría versionar "El premio mayor" en el futuro o prefieres escribir un original que ilusione a la audiencia?

    ¿En qué consiste el trabajo del asesor literario? ¿Recuerdas algún caso especial que su ayuda mejoró el guión que escribías y otro caso en que empeorara la historia?

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué hacer cuando te dicen que tu telenovela es un "bodrio"?

"Volver a Empezar" empezó mal

Los Entretelones