Quejas

Mi querido amigo ARMANDO, escribe: "Nos ha olvidado, Sr. Pohlenz :(" Ofrezco una disculpa desde el fondo de mi ventrículo izquierdo, pero he estado ocupado con varios asuntos. Además, me eché un viaje relámpago a Acapulco, donde me dediqué a exaltar el Pecado Capital de la Pereza. Ahora, eso no quiere decir que los he olvidado. 

Pero tiene razón don ARMANDO en reclamar. Además, las redes sociales son como una plantita: sino la riegas, se muere. 




El amigo peruano (este sí) don ANDRÉS RÍCVOT, nos dice: "Excelente noticia lo de tu proyecto, Alejandro. Espero que pronto podamos disfrutar nuevamente de alguna de tus obras, porque así sea un refrito, tendrá ingredientes tuyos que siempre marcan la diferencia." Ojalá, ANDRÉS, porque ando con pies de plomo (como caminando sobre papel de china). No vaya a ser que me corran (sin haberme contratado) por andar cambiando la historia original. 



Pregunta ANDRÉS: "... cuáles escenas, de comedia o tragedia, son más fáciles de escribir para ti y por qué." La comedia, mi querido amigo, siempre es mucho más difícil. (Lo que es curioso; quizá hable de la naturaleza humana o de las limitaciones de mi talento. Es más fácil hacer llorar.)



"Asimismo, tengo entendido que hay actrices y actores con la capacidad para llorar fácilmente o son muy ágiles para hacer reír." (Dicen que Silvia Derbez podía llorar de un solo ojos. No sé si sea una leyenda). "¿Alguna vez alguien se quejó de algún tipo de escena que escribiste o se negó a hacerla?"




Todos se quejan, ANDRÉS, sin excepción. La fama y la queja, a veces, tienen una proporción directa. Los más quejosos, en mi experiencia, son los hombres, aunque Daniela Romo, en Las Vías del Amor se quejaba porque el personaje "siempre decía lo mismo". Y ya he contado el famoso caso del tocayo de ANDRÉS, de apellido García, que me dijo que yo escribía bien, pero no sabía escribirle a él. También, les conté el caso de Camil, cuando le mandé una escena con sus parlamentos en blanco (solo estaban los parlamentos de los demás actores). Ahora, antes participaba mucho en las grabaciones y en la producción, y eso fue amainando. En el caso de Hijas de la Luna, estuve alejado de foros y locaciones, así que, si se quejaron, no me enteré...




DON VICENTEBLO me dijo que ya tiene su propio blog (no he tenido el tiempo de verlo).

https://bloisevicente.wordpress.com/2022/02/05/una-ilusion-entre-palabras/

Pregunta Vicente: "Ante la competencia de plataformas digitales y redes sociales, ¿qué opinas del ritmo en las series? ¿Crees que la telenovela como formato puede mantener un ritmo ágil de ahora en adelante o el ritmo pausado sigue siendo el más adecuado?" Yo creo que el ritmo debe ser muy ágil, vertigonoso, aun siendo telenovela (o justamente por ser telenovela). Por otro lado, ahora NETFLIX, encabezada por Stopello está produciendo y lanzando al aire un montón de telenovelas (todas en los primeros lugares en México). Hay refrito de La Fea, de Café con Aroma, de Rebelde, una telenovela con el tema de las clases sociales (no me acuerdo de su nombre), etcétera. (De hecho, por eso Stopello me rechazó la telenovela La Rueda de la Fortuna, porque se parecía a aquella). Francamente, no he visto ninguna de esas telenovelas de Netflix. Aquí les dejo un artículo en el periódico Reforma sobre ese tema:

https://www.dropbox.com/s/g26gixje80gjo6v/Art%C3%ADculo%20Reforma%20Stopello%20Netflix.pdf?dl=0

Continúa VICENTE: "Te pregunto porque hay telenovelas que da gusto verlas porque siempre pasan cosas y en otras uno queda enganchado con la profundidad de los personajes y no importa la lentitud. ¿Cuál consideras tus telenovelas más ágiles y cuáles las más pausadas?"

Creo que la más "ágil" fue Las Vías del Amor (calificada por algunos como "El Circo"). Pasaba de todo y sin descanso. En las telenovelas juveniles también traté de darle más ritmo, puesto que los chavos son más exigentes en ese sentido y tiene una atención corta: hay demasiados estímulos alrededor de estos.




Muchas gracias por su paciencia y espero no fallar más. Un abrazo y espero que no se enojen y sigan escribiendo. 

Comentarios

  1. Hola, Alejandro. Gracias por publicar el link de mi blog aquí. En cuanto al ritmo ágil de las historias, ¿crees que se sumarán más televidentes en tv abierta si las próximas producciones no demoran en resolver los conflictos o seguirán los mismos leales televidentes? Hay telenovelas que resuelven el conflicto en el capítulo 60 y se debe inventar un giro para continuarla 20, 40 ó 60 capítulos más según sea el caso.

    "Las vías del amor" fue un circo, pasó de todo en esos rieles jajaja. ¿Cómo se te ocurrieron las visiones de "Perla"? Estuvo genial esa característica para la protagonista. Recuerdo un villano secundario que estaba obsesionado con "Perla". No recuerdo el nombre del personaje, pero sí del actor: Abraham Ramos. ¿Cómo construiste este personaje? ¿Por qué regresó Rafael Amaya en la última etapa de la telenovela si su personaje desapareció al inicio?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno que regresó Sr. Pohlenz! Y efectivamente es inolvidable su telenovela "Las vías del circo" (jeje) Hay un video en youtube donde recopilan los golpes y cachetadas de esa telenovela y suman más de 30 minutos. Lea los comentarios y dicen que es una telenovela con mucha violencia pero que les agrada que haya sido así.

    http://www.youtube.com/watch?v=BfnYg6qFh-0

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué hacer cuando te dicen que tu telenovela es un "bodrio"?

"Volver a Empezar" empezó mal

Los Entretelones